Historia sobre el arte y el erotismo

El arte erótico se ha convertido en una expresión del poder visceral, vital, subconsciente que llamamos deseo, del cual la sexualidad es simplemente una de las muchas manifestaciones.

Durante toda la historia del arte occidental, lo erótico ha sido vergonzosamente ocultado, ignorado o condenado.

Durante siglos, teníamos que buscar en las obras mitológicas o incluso religiosas las representaciones del cuerpo desnudo. Algo tan básico como un pecho desnudo de Venus, diosa del amor y la belleza, en la Antigua Roma, o Adán y Eva, eran valorados como auténticos símbolos del pecado.

Hasta hace relativamente poco el arte erótico se ha vuelto verdaderamente transgresor. Poco a poco la sociedad ha conseguido entender que el erotismo forma parte de la naturaleza del ser humano y que dar rienda suelta a plasmar ese deseo en el arte no tiene nada de malo. Liberándose por fin el arte erótico de las tortuosas cadenas del mito, la religión y las tendencias académicas.

Primeras representaciones del arte erótico

Evidentemente en la historia siempre hemos podido encontrar focos de erotismo en el arte. Los irrespetuosos frescos de la condenada Pompeya, por ejemplo, plasmaban actos sexuales y erecciones de gran tamaño.

Los artistas de la India, China, y Japón han plasmado numerosas escenas de sexo explicitas de gran belleza y de forma totalmente libre, mismas escenas que la cultura occidental han condenado y prohibido explícitamente.

El arte erótico en Europa

El arte erótico y la representación artística de la sexualidad invadió Europa mucho más tarde que otras partes del mundo y fue gracias a los libertinos. En el siglo XVIII Francia vivió la aparición de las llamadas “pinturas indecentes”, creadas por artistas que en su momento no eran conocidos y que con el tiempo se convertirían en auténticos referentes. Algunos de esos

Las nuevas tecnologías también ayudaban y gracias a los grabados, los precursores de las fotografías de hoy, empezaron a proliferar lo que hoy serían las equivalentes a las fotografías pornográficas. Se pusieron de moda gracias a dos factores fundamentales detalle que aportaban, algo nunca visto hasta entonces, y la facilidad para llevarlos ya que se podían portar debajo del abrigo con total comodidad.

Este escenario que se genero fue el punto de inflexión para el erotismo en el arte, pero la amenaza de la censura todavía seguía presente y cada vez cogía más fuerza. Un ejemplo de su fuerza fue la condena como pornografía de seis simples y poemas del artista Charles Baudelaire impidiendo su publicación y/o distribución de los ya impresos.

El pulso estaba siempre presente y los artistas no daban su brazo a torcer dejando claro que el arte erótico iba a estar en sus obras sí o sí. Poco después de la condena de los poemas de Charles Baudelaire y antes de que las aguas volviesen a su cauce, el artista Edouard Manet provocó un nuevo escándalo cuando descubrió “Déjeuner sur l’Herbe” (1862), una pintura de un picnic donde una mujer desnuda se sienta entre dos hombres vestidos.

Algunos años más tarde, y por encargo del gobierno Frances, Gustave Rodin creó “Le Baiser” (“El beso”), una escultura de dos amantes desnudos y abrazados.

El arte erótico en los siglos XIX y XX

A finales del siglo XIX y tomado prestadas una expresión del filósofo francés Georges Batalles, autor del texto seminal “erotismo”, la parte más execrable del arte, aquella que celebra la sexualidad y el erotismo por encima de la fertilidad religiosa, que se burla de los ideales académicos de la belleza y de la moralidad, por fin había conseguido vengarse después de tantos años.

El arte erótico seguiría desempeñando un papel esencial e ineludible en la revolución artística del siglo XX como leemos en terrachat.es, ya que el arte erótico es inequívocamente y verdaderamente una imagen sin contexto, una representación desnuda y pura que traspasa la norma al hacer público lo privado, lo íntimo y lo sexual, al expresar el poder y la belleza infinitas de lo subconsciente.

Origen de la escritura árabe

Si te apasiona aprender nuevas lenguas y conocer culturas nuevas sin duda te fascinará conocer el origen de los diferentes alfabetos y tipos de escritura. En este artículo concreto nuestros mejores expertos te cuentan cuál es el origen de la escritura árabe y te presentan algunas claves muy interesantes para conocer este tipo de escritura.

El origen de la escritura árabe

Sin duda el árabe es un idioma totalmente diferente al español que cuenta con un alfabeto especialmente particular ya que es distinto al alfabeto latino al que estamos acostumbrados en occidente. Se trata de un alfabeto que es el segundo que más se utiliza en todo el mundo y no se usa únicamente en el árabe sino también en persa, hurdu, malayo y otras lenguas.

En cuanto a los orígenes de la escritura árabe, como nos dicen desde el portal ComoSeEscribe, podemos encontrar tres períodos diferentes. El primero de ellos pertenece al árabe preclásica y data de antes del islam en lo que actualmente se conoce como Siria y Palestina. Entonces se llamaba imperio de Palmira y sin duda los árabes eran la civilización predominante, aunque más tarde serían invadidos por los romanos. Como todavía no existía una forma uniforme de escritura árabe se usaba en varias formas el alfabeto arameo.

Más tarde encontramos el árabe clásico, que es el que puede encontrarse en el Corán. Cabe reseñar que el Corán es el primero libro en escritura árabe clásica que existe en la historia. Este libro presentaba una escritura rítmica muy parecida a la poesía. Ya en el siglo VIII se empezó a normalizar y unificar la lengua conforme se iba expandiendo el Islam y el árabe clásico se uso como lengua literaria y erudita que sigue vigente actualmente (como podría ser el latín en la actualidad).

A partir de aquí empezó a usarse el árabe moderno normativo entre los siglos XIX y XX cuando empezaron a dominar las nuevas élites, que decidieron ir adaptando el árabe al mundo de occidente. Así, el árabe moderno se parece bastante al clásico pero tiene un vocabulario mejor adaptado al mundo contemporáneo aunque la escritura, la morfología y la sintaxis siguen siendo iguales.

Por otro lado, es importante reseñar, ya que mucha gente no lo conoce, que por curioso que parezca la escritura árabe y la latina tienen los mismos orígenes que datan del alfabeto fenicio. Es por esto que aunque los diferentes alfabetos (árabe, griego, hebreo, latino…) son muy distintos en algunos puntos los nombres de las letras y también el orden alfabético es el mismo. Es decir, son las mismas listas de letras aunque cambien muchos otros aspectos de la escritura.

Así, además de los nombres de las letras las formas de éstas también se han ido adaptando a los diferentes alfabetos con lo que, aunque estos alfabetos han variado muchísimo de la forma original, podemos decir que el origen es el mismo. Ahora bien, hace tres mil años desde que se empezaron a desarrollar estos alfabetos y por tanto las formas de las letras han cambiado muchísimo más deprisa que los nombres de éstas y es por ello que la única letra árabe que se sigue pareciendo algo en la escritura latina es la L y solamente si se pone del revés.

La dirección de la escritura árabe

En cuanto a la dirección de la escritura árabe cabe reseñar que en tiempo de los fenicios no todo el mundo ni siempre se escribía en el mismo sentido. Los fenicios casi siempre escribían de izquierda a derecha pero también se han encontrado textos e inscripciones mezcladas en las que escribían en todas las direcciones posibles.

Es por esto que en la escritura árabe se continúa escribiendo en la misma dirección que los fenicios escribían por norma general como hace tres mil años mientras que somos los que usamos el alfabeto latino los que hemos cambiado de forma total la dirección de la escritura y por tanto si alguien “escribe al revés” realmente somos los que usamos el alfabeto o el tipo de escritura latina y no la escritura árabe aunque como estamos acostumbrados a nuestro punto de vista consideramos que son es la escritura árabe en la que se escribe al revés.

Arte Prehistórico

Arte Prehistórico

Para entender el arte de nuestros días y la evolución a lo largo de los años de las distintas modalidades artísticas, es necesario conocer los orígenes del arte. Muchos años han pasado desde la primera representación artística que data de 100.000 BC cuando utilizando ocre rojo, se pintaban las paredes de las cuevas. Poner una fecha exacta a las primeras representaciones es una tarea harto complicada, en este artículo se va a realizar una breve descripción del arte desde el año 20.000 al 8.000 a.C. leer más “Arte Prehistórico”

Arte Egipcio

Escultura Egipcia

La civilización egipcia es una de las primeras y más importantes civilizaciones de la historia, su poderío en el Mediterráneo abasteciendose de las bondades que ofrecía el río Nilo  levantó un imperio exitoso tanto militar como culturalmente. En este artículo relatamos brevemente la historia de Egipto, los distintos periodos de su existencia, así como las principales características de la escultura y pintura egipcias. leer más “Arte Egipcio”

Momias en el Antiguo Egipto

Sacófagos

La civilización egipcia es conocida en el mundo contemporáneo sobretodo debido a dos aspectos, la creación de grandes pirámides y la momificación de los cuerpos de las personas fallecidas. Ambos elementos tienen un objetivo común, la alabanza a la muerte y el respeto a la vida más allá. Explicamos en qué consiste una momificación, por qué se realizaban y cuál es la leyenda tras las momias. leer más “Momias en el Antiguo Egipto”

Pirámides del Antiguo Egipto

Pirámides de GizaSi en algo destacó la civilización egipcia fue en las grandes obras arquitectónicas que desarrollaron los faraones para ensalzarse a sí mismo. Esfinges y sobretodo Pirámides fueron forzadamente construidas por millones de esclavos para glorificar a los faraones. Repasamos en este artículo los principales elementos de la arquitectura egipcia las pirámides.

Construidas durante la época dorada de la civilización egipcia, las pirámides, en concreto las Grandes Pirámides de Giza, son una de las estructuras más imponentes creadas por el hombre en toda la historia. Su gran escala refleja el rol que el faraón tenía en la sociedad egipcia. Aunque las pirámides comenzaron a ser construidas a principios del Antiguo Reinado e incluso en los últimos años de la civilización se continuaban construyendo hubo un pico en la construcción de estas fantásticas estructuras que se encontraba entre el 2900 y el 2325 a.C. Más de 4000 años después las pirámides todavía mantienen gran parte de su majestuosidad. leer más “Pirámides del Antiguo Egipto”

Arte Mesopotámico

Arte Mesopotámico

Las antiguas civilizaciones de Mesopotamia son la fuente de las primeras formas de arte que han sobrevivido hasta nuestros días. Estas civilizaciones, estaban situadas entre el río Tigris y el río Eufrates. Data del año 3500 a.C. el arte mesopotámico trata de servir como medio para glorificar a los poderosos dirigentes y su conexión con lo divino, de manera similar al arte egipcio.

El arte se realizaba a base de los recursos naturales de los que se disponía tales como piedras conchas, mármol y alabastro. No hay datos sobre los nombres de los artistas porque las piezas estaban pensadas para ensalzar el tema del que se trataban y no al creador. Los artículos u obras populares que caracterizan este periodo son, sellos cilíndricos, estelas, esculturas en relieve y tumbas ricamente decoradas.

Repasamos el arte mesopotámico a través de las principales obras de las grandes civilizaciones que ocuparon esa zona. Sumerios, Acadios, Babilonios, Hititas y Asirios. leer más “Arte Mesopotámico”